¿Qué es el reino animal?

En el planeta existe una gran diversidad de seres vivos. A través del tiempo, los especialistas han intentado agruparlos sistemáticamente. En este sentido, la forma más eficaz de hacerlo ha sido tomando en cuenta sus semejanzas y diferencias.

Así, los organismos vivos han sido clasificados en diferentes grupos conocidos como reinos. Las especies pertenecientes a cada reino suelen coincidir en diversas variables. Por ejemplo, en su forma de reproducirse, en su alimentación, estructura y hábitat.

En esta ocasión, estudiaremos los aspectos más resaltantes del reino animal, que se distingue por asociar mayor cantidad de organismos que los demás.

¿Cómo se mueve el reino animal?

Características diferenciales del reino animal

Como se mencionó anteriormente, el reino animal es el más grande de todos. De hecho, está constituido por un millón de especies aproximadamente. Incluso, a éste pertenecemos los humanos.

Así mismo, los organismos animales poseen particularidades afines entre sí. A continuación, te indicamos las más resaltantes:

Son eucariontes y pluricelulares. En otras palabras, poseen múltiples células que tienen núcleo, membrana y citoplasma.

Su alimentación es heterótrofa. Es decir, ingieren la comida, ya sean plantas, animales o materia en descomposición.

El metabolismo lo realizan a través de la oxigenación. También, se reproducen de forma sexual. Y, se desarrollan mediante embrión y hojas embrionarias que se dividen repetidas veces.

Características del Reino Animal

En general, su cuerpo está estructurado por colágeno y pueden controlar el movimiento gracias a los músculos y el sistema nervioso. Cabe destacar que casi todos los animales son simétricos de forma radial y bilateral, exceptuando las esponjas.

Animales vertebrados

Los animales vertebrados son los más complejos, dado que cuentan con columna vertebral. En este subgrupo se encuentran las siguientes clases:

Acuáticos

Los condrictios, un tipo de peces con cartílago, branquias y fecundación interna, como el tiburón o la raya.

Los osteiticios, que son peces con espinas, escamas, branquias protegidas por un opérculo y que realizan la fecundación externamente. Por ejemplo, la sardina, el carite o el mero.

Semi-acuáticos

Los anfibios y batracios, caracterizados por tener piel humedecida, respirar por branquias, pulmones o piel y variar su temperatura corporal. Además, la mayoría fecundan externamente y viven en la tierra o en el mar. Los más conocidos son el sapo, la rana y la salamandra.

Los reptiles, poseen piel seca y escamas en la dermis, o sea en la capa más profunda de la piel. Es posible destacar a la tortuga, el lagarto, el caimán y la culebra.

Terrestres

Las aves, conocidas por sus plumas, no varían la temperatura corporal constantemente, se movilizan mediante dos alas y dos patas. Si se desea nombrar algunos ejemplos, está el loro, el colibrí, el turpial y la paloma.

Por último, dentro de los vertebrados se encuentran los mamíferos. Se diferencian porque su cuerpo está cubierto de pelos y las madres amamantan a sus crías. Aquí están contenidos los caballos, conejos, delfines, ballenas, tigres, monos, ornitorrincos y osos.

Animales invertebrados

Por otra parte, los invertebrados no poseen columna vertebral. Por ende, constituyen todas las clases restantes. Las más importantes son las siguientes:

Marinos

Poríferos, como la esponja. Son animales acuáticos que no se mueven, su cuerpo es poroso y se reproducen de forma sexual y asexual.

Los cnidarios viven en el agua, sus cuerpos son blandos y tienen tentáculos. Se reproducen sexual o asexualmente y tienen un solo orificio para alimentarse y expulsar deshechos. Algunas especies representativas son la anemona, la medusa y el coral.

Los moluscos, que viven en el mar o en agua dulce, tienen un cuerpo blando, branquias, se reproducen sexualmente. Y, en general, poseen concha. Es posible mencionar al pulpo, la almeja, el caracol y el calamar.

Del mismo modo, las especies pertenecientes al grupo de equinodermos, viven en los mares y poseen espinas cubriendo su cuerpo. Se destaca la estrella, el erizo y el pepino de mar.

Semi-acuáticos

Los platelmintos son gusanos planos que se reproducen sexual o asexualmente y, algunos son parásitos. Entre ellos se destaca la planaria y la tenia.

Además, existe otro grupo de gusanos, conocidos como nematelmintos. Sin embargo, estos son redondos, poseen un orificio para alimentación y otro para excreción y, ciertamente, algunos son parásitos. Se destaca la lombriz intestinal y los anquilostomos.

Los anélidos tienen el cuerpo en forma de cilindro segmentado y poseen sistema digestivo y nervioso. Esta clase está representada por la sanguijuela y la lombriz de tierra.

Finalmente, los artrópodos son el subgrupo más grande de todo el reino animal. Lo constituyen seres con cabeza, tórax y apéndices con articulaciones. Aquí, se encuentran insectos como moscas y saltamontes. Igualmente, están crustáceo como la langosta y el cangrejo. Así mismo, hay arácnidos, tales como tarántula y garrapata.

Gestación y Nacimiento de los animales

Es igualmente válido realizar una agrupación de especies que responda a la manera en que se desarrollan sus crías.

Características de los animales

Los animales vivíparos nacen en huevos, gracias a esto, el feto se desarrolla independientemente de la madre. Tal es el caso de los insectos, los anfibios, las aves y los moluscos.

La palabra vivíparo se refiere a aquellas especies en las que el embrión se forma y se desarrolla dentro del vientre materno. Exceptuando el ornitorrinco, todos los mamíferos son vivíparos.

Para finalizar con esta clasificación, mencionaremos el concepto de ovovivíparo. Este es un animal que se desarrolla dentro de un huevo que se encuentra dentro de la madre hasta su nacimiento. Se apela a los tiburones y a las víboras como ejemplo de ello.

¿Cómo surgió el reino animal?

Se estima que, hace aproximadamente 530 millones de años existieron organismos primitivos parecidos a los protozoarios. Posteriormente, evolucionaron hasta convertirse en las especies que conocemos como metazoarios, es decir, los animales.

Origen y evolución del reino animal

Dado que en los mares se han encontrado restos de fósiles de los protozoarios, es posible afirmar que realmente existieron. No obstante, la transición entre prototozoos y metazoos no es clara. Por eso, expertos en evolución han ideado teorías con el fin de explicar este fenómeno.

La teoría colonial ha sido la más aceptada. Afirma que las células flageladas se organizaban en colonias, ya que los flagelos que poseían les permitían el movimiento. Así, fueron volviéndose más complejas, pudiéndose dar el origen de la vida animal.

Una segunda hipótesis propone que diversas células procariotas interaccionaban estrechamente entre sí. De esta forma, se convirtieron en organismos multicelulares. A esto se le da el nombre de teoría simbiótica. Vale acotar que esta explicación solo daría lugar a la evolución de células procariotas a eucariotas.

En cambio, la celularización señala que los protozoarios dieron origen a los platelmintos. De cualquier manera, esto se ha cuestionado ampliamente. Puesto que, tradicionalmente se considera que las clases más antiguas son los cnidarios y los poríferos.

Importancia del reino animal

El reino animal es de suma importancia en la naturaleza. Para empezar, cada miembro de una especie desempeña un papel que contribuye a la supervivencia del grupo. Inclusive, sin la fauna no sería posible mantener las cadenas alimentarias. Y, la flora tampoco se mantendría porque no existirían agentes que pudiesen polinizarla.

Si requerimos hablar de la necesidad de la fauna para los seres humanos, podemos destacar diversos hechos. A partir de los animales se crean vacunas y medicinas. En la ciencia se utilizan animales como sujetos de experimentación, ciertamente bajo criterios éticos.

La vida animal genera ingresos y empleos. Se puede señalar el caso de la seda, producida por un gusano, la lana de la oveja o el cuero. Estos recursos son de alto costo y son el principal rubro de muchas empresas.

Ahora bien, en la alimentación diaria los humanos consumimos miel, lácteos, carnes, entre otros. Todos son de origen animal y su industria genera ingresos y empleos.

Como contraparte, los mosquitos, parásitos, ratones, langostas y otras especies causan daño y enfermedades a los humanos. A pesar de eso, sigue siendo necesario dar valor y mantener la vida animal.

Animales en peligro de extinción

Lamentablemente, muchos individuos no han concientizado el bienestar que causa la naturaleza animal a los humanos. Por culpa de esto, quienes se dedican a la caza indiscriminada, la tala o la urbanización destruyen ecosistemas completos. Mientras que, la contaminación y el cambio ambiental igualmente causa pérdidas de la fauna.

Por consiguiente, muchos animales están extintos. Y otros se encuentran en peligro de extinción, es decir, tienen muchas probabilidades de desaparecer.

Es probable que los osos polares se extingan dentro de unos 50 años a consecuencia del derretimiento del hielo ártico.  Mientras que, el marfil de los elefantes es un material valioso en muchas culturas. Por lo tanto, hay posibilidades de que la especie se acabe por la cacería furtiva.

Dentro de la lista se considera el tigre de Bengala, la ballena y el pingüino. El cambio climático, la contaminación y la caza son las principales razones del problema.

Animales en peligro de extinción

En conclusión, el reino animal es uno de los muchos grupos taxonómicos que existen para los seres vivos. En este artículo, se ha dado a conocer su origen, características y utilidad de sus especies. Así pues, se recomienda ampliamente comprometerse a preservar la fauna del planeta para asegurar la propia supervivencia humana.


contador de visitas gratis